Siente la libertad en Cusco, ciudad de encanto

Cusco -o Cuzco-, es una ciudad maravillosa y majestuosa, llena de asombros, pues fue una de las ciudades más importantes del Virreinato de Perú, además de ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este lugar te ofrece una experiencia andina, reuniendo la historia, la modernidad y la ventura en armonía. Si tienes la oportunidad de visitar a la “Roma de América” –como también se le conoce-, debes tomar en cuenta estos cinco lugares:

1. Valle Sagrado

Puedes tomar un tour para recorrer este bello lugar. Comienza con una visita a Awanacancha, zona perfecta para  tomar fotos, observar a los indígenas mientras tejen canastas y otros productos hechos a mano, además de las grandes manadas de llamas, alpacas, guanacos y vicuñas. El siguiente punto de visita debe ser Ollantaytambo, en donde se pueden identificar algunos almacenes incas, construidos en las áreas altas y empinadas de las montañas. Llénate de admiración con el imponente Templo de sol y sus pesadas piedras de 3.5 metros.

No olvides la gastronomía de este bello lugar. Degusta la auténtica cocina peruana en uno de los restaurantes locales. Te recomendamos el rocoto relleno: es un platillo picante del tamaño de una manzana con toque dulce. Se trata de una especie de ají endémica de Perú y se sirve con un relleno de carne molida, cebolla, aceitunas, queso fresco rallado y huevo duro; todo esto sofreído y sazonado con sal, comino y otros condimentos al gusto.

2. Machu Picchu

Seguramente has escuchado de este destino más de una vez. El Santuario Histórico de Machu Picchu es la realización arquitectónica más asombrosa del Imperio Inca: tiene un valor ambiental con áreas boscosas, montañas escarpadas y picos nevados. Es una zona de interacción entre el dominio andino y el amazónico; y forma parte de una estrecha faja de transición entre ambos ecosistemas.

Te recomendamos tomar un respiro, porque será necesario para subir a Wayna Picchu, la montaña más famosa donde vivirás una experiencia llena de adrenalina. Durante 60 minutos subirás por una escalera de piedra estrecha y delineada por un delgado pasamanos de acero. La vista desde la cúspide es maravillosa y excepcional. Acepta el reto y la madre naturaleza te lo premiará con su más brillante creación.

Muy importante: para entrar a Machu Picchu la entrada se paga en soles –la moneda peruana-, y para subir a Wayna Picchu sólo se venden al día 400 entradas: 200 a las 7:00 h y otros 200 a las 10:00 h. La entrada a la Ciudadela permite el acceso durante 3 días pero sólo un acceso para cada sitio arqueológico. Toma en cuenta estos datos para que no te pierdas nada de este fascinante lugar.

3. Parque nacional de Manu

Considerado como patrimonio mundial de la humanidad, está compuesto por 30 comunidades campesinas con la lengua quechua vigente, entre otras poblaciones amazónicas. Inicia tu recorrido con en el mirador las Tres Cruces para disfrutar de la salida o puesta del sol en compañía de dos paisajes: La Sierra Andina y el bosque nublado.

Puedes llevar a cabo una caminata para disfrutar de toda las biodiversidad que te ofrece este parque, como las más de 20 mil especies vegetales, y animales como el jaguar, el lobo de río, mono araña, gallito de las rocas, caimán negro, águila arpía y siete especies de guacamayos. No hay entrada libre para este parque es necesario adquirir un paquete en el lugar.

4. Mercado de San Pedro

El mejor lugar para conocer y aprender la cultura de Cusco. Anteriormente el mercado era exclusivo para la venta de comida y materia primas, pero con el crecimiento del turismo ahora podrás encontrar gran diversidad de cosas para adquirir como joyería, artesanías, tejidos, instrumentos musicales artesanales y más.

No olvidemos la gastronomía del lugar. Saborearás exóticos jugos naturales elaborados al momento que le darán a tu paladar sensaciones inolvidables. La comida es de lo más variable y toda la que se vende es típica de la región. El horario del mercado es de 6:30 a 18:30 h de lunes a sábado, y los domingos sólo abren hasta el mediodía.

5. Templo de la Luna

Según la historia es uno de los lugares de adoración de los incas, donde celebraban rituales en honor a la luna ya que era la principal divinidad femenina. Le otorgaron el nombre de Quilla o Quillamama y era presentada con un disco o un semicírculo de plata. Este templo de la Luna está situado en un cerro cuya base es una cueva donde se diseñó un altar ceremonial con rastros de figuras de animales sagrados tallados en la roca, como el cóndor, el puma y la serpiente.

Para formar el templo mágico, se aprovechó la formación natural de una roca partida a la mitad, ya que por su estructura, este templo se ilumina por completo en luna llena. De camino al templo de la Luna te encontrarás con el templo del Mono, el cual por mucho tiempo fue un mirador astronómico, centro de adoración y sacrificios.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s