Tips para hacer la maleta perfecta

Seguramente a muchos les ha pasado: salir de viaje, llegar al hotel, desempacar y encontrar que olvidamos algo, que la cámara fotográfica está golpeada, o que el shampoo se derramó sobre la ropa.

¿Qué se puede hacer para evitarlo? Aunque no hay un método infalible para hacer la maleta perfecta, es posible reducir los imprevistos teniendo un plan bien organizado para cada viaje, sean destinos dentro de México o internacionales.

Lo primero que se necesita: tiempo

Hacer la maleta unas horas antes de salir terminará en situaciones complicadas. Dos o tres días pueden bastar para preparar todo con calma, revisar bien y, si es necesario, comprar algo que falte.

No solo hay que hacer un repaso mental de lo indispensable, lo ideal es escribirlo. Aún mejor si los elementos de la lista están agrupados en secciones (como ropa, accesorios, electrónicos, aseo). Tenerla servirá, además, para no dejar nada en el hotel de regreso a casa. No es difícil, hasta hay Apps especialmente dedicadas al tema.

Una vez que se tiene bien planeado el contenido del equipaje, hay que pensar en la mejor manera de acomodarlo. ¿Es conveniente llevar una maleta o una mochila? ¿Se necesita una bolsa de mano o no? Todo dependerá del destino, el transporte, el número de días. La comodidad es prioridad.

¿Qué llevarse puesto?

Lo más aconsejable es lo más estorboso: los zapatos más grandes o los pantalones más voluminosos. Y siempre, una chamarra. No importa si el destino es caluroso, un cambio climático inesperado o un fuerte aire acondicionado pueden echar a perder un buen viaje.

¿Y en el equipaje de mano?

Deben ir los electrónicos y otros objetos caros -para tenerlos a la vista todo el tiempo-, artículos de salud y aseo, y una muda de ropa –para estar prevenidos ante eventualidades. Si el viaje es en avión, hay que revisar las condiciones para llevar líquidos y medicamentos. El dinero, tarjetas, identificaciones y otros documentos importantes estarán más seguros en una cangurera discreta.

A organizar la maleta

Las prendas más pesadas deben ir en la parte inferior, debajo de aquellas que puedan arrugarse con facilidad, y los zapatos tienen que ir en bolsas de plástico -cada uno por separado para ganar espacio-, así evitamos que manchen el resto de la ropa.

Para viajes con más de una parada, es bueno organizar todo el equipaje dentro de bolsas de tela (camisas en una, pantalones en otra, etc.); así será fácil sacar sólo aquello que se necesita en el momento y no deshacer y volver a hacer la maleta varias veces.

Si algunos electrónicos no pudieron meterse en el equipaje de mano, el mejor lugar para protegerlos es al centro de la maleta, rodeados por ropa. Y los artículos del neceser deben ir bien cerrados, incluso sellados y en bolsas de plástico; si aún con todas las precauciones se rompen, no ensuciarán lo demás.

Por último, dos situaciones que no siempre se contemplan. Las cosas que se adquirirán en el viaje necesitarán un espacio que debe considerarse desde la salida. Y la ropa sucia o mojada será mejor que regrese guardada en bolsas de plástico extras que hay que llevar.

Si a pesar de los consejos anteriores algo falló, no pasa nada. ¿La ropa se manchó? ¿No viene el cargador del celular o el cepillo de dientes? No importa. A menos que se trate de documentos, dinero o artículos especiales –como lentes o medicinas que necesiten receta-, en todos lados hay lavanderías y tiendas donde comprar casi cualquier cosa que se haya olvidado.

Ahora que ya sabemos cómo hacer la maleta, solo toca esperar que salga el vuelo y disfrutar de unasvacaciones de ensueño.