¿Cuáles son las mejores ciudades para viajar a Europa en marzo?

Poco a poco el frío invernal comienza a dar paso al exquisito clima de primavera. Alentados por el cambio de estación, son muchos quienes se preparan para salir de vacaciones, y el viejo continente es uno de los destinos más soñados. A continuación, revisaremos algunas de las mejores ciudades para viajar a Europa en marzo:

Budapest

La capital de Hungría se llena de acordes durante marzo, ya que allí se realiza el Festival de Música de Primavera en la segunda mitad del mes. Se trata del mayor evento cultural del país, cuando los intérpretes locales se unen con estrellas internacionales para deleitar a los espectadores con los sonidos de la música clásica, la ópera y el jazz.

Después de disfrutar de las orquestas, los bailes folclóricos y las exposiciones, conviene explorar la rica historia y los lugares más representativos de esta urbe. Las orillas del Danubio y el barrio del Castillo de Buda fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, la primavera ofrece largas tardes para jugar ajedrez frente a los baños termales de Széchenyi, pasear por la Isla Margarita y recorrer las calles adoquinadas con impresionantes vistas del edificio del Parlamento.

Niza

La Riviera Francesa es un imperdible para viajar a Europa en marzo. Cuando la primavera muestra sus primeros brotes, los fastuosos yates comienzan a atracar en Saint-Tropez, la vida nocturna se da vuelo en Cannes y la alegría se toma todos los rincones.

¿El motivo? Durante los últimos días de febrero y los primeros de marzo, se lleva a cabo el carnaval de Niza, un espectáculo de colores repleto de desfiles, disfraces y shows musicales que llenan las calles de la ciudad. Al final de la celebración se realiza la Batalla de Las Flores, cuando hacen su aparición decenas de carrozas decoradas con más de 10.000 flores, lideradas por el Rey y la Reina que llegan a plaza Massena, seguidos por miles de turistas. Como broche de oro del desenfreno, una carroza de papel maché se enciende en la playa y los fuegos artificiales dan fin a la festividad.

Sevilla

Esta hermosa ciudad no sólo encanta con sus naranjas, el flamenco y las corridas de toros. Entre marzo y abril se conmemora una de las fiestas más importantes de España: la Semana Santa. El casco antiguo es repletado por procesiones de carrozas ambientadas en el siglo XVII, con figuras de Jesucristo y de la Virgen María que son cargadas en sus espaldas por algunos peregrinos.

Además, siempre se puede visitar el palacio real más antiguo de Europa, el Alcázar; y disfrutar de la vista panorámica de la ciudad desde la Torre de los Perdigones. Para terminar y pasarlo a todo dar, nada como salir de noche por el Barrio de Santa Cruz.

El sur de Italia

Es difícil elegir solo una ciudad, considerando todos los atractivos que tiene la zona durante la temporada. Cisternino, por ejemplo, acoge un festival gastronómico en honor a San Giuseppe donde se puede probar comida local sabrosísima, como las brochetas de cordero. Las fiestas vitivinícolas llegan a Calabria y Vittoria en esa fecha, perfecto para recorrerlas y disfrutar del vino y los frutos secos.

Razones sobran para decidirse a recorrer alguno de estos destinos, solo hay que elegir la mejor fecha para viajar a Europa en marzo.